El Masove

¿DE DÓNDE VIENE "EL MASOVE"?

Una tradición centenaria...

1ª GENERACIÓN, el Bisabuelo

En 1910 el pueblo de Ullastrell se sustentaba de la agricultura y la figura del "corredor de vino" era clave para hacer llegar el producto de la viña a toda Cataluña. Nuestro bisabuelo fue el primero que se dedicó al oficio, recorriendo los pueblos y ciudades más cercanas para ofrecer el vino que elaboraban los campesinos de Ullastrell. Entonces cada masía y familia del pueblo producía individualmente su vino y lo guardaba en botas y tinas. Gracias a esta actividad, el bisabuelo logró conocer mucha gente y se hizo una cartera importante de clientes. 



2 ª GENERACIÓN, el Abuelo 

El abuelo empezó a comprar las cosechas a los campesinos para centralizar toda la venta de vino y satisfacer la demanda. El resultado fue una gestión más versátil y una mejora en la calidad del producto, básicamente por tres razones: el vino se elaboraba de forma más precisa, se estandarizaron los coupages en partidas y se facilitó la comercialización de las variadas y pequeñas producciones los campesinos. Con una bodega en los bajos de casa y con un camión que cargaba una gran bota de madera es desde donde el abuelo llevaba todo el volumen del negocio. 
Debido al crecimiento de la demanda, el almacén se hizo pequeño. En aquel momento el abuelo decide con los hijos abrir en Sabadell un nuevo almacén, más grande y más cerca de los consumidores. 


3 ª GENERACIÓN, el Padre y el Tío 

El principal producto seguía siendo el vino, pero hubo algunos cambios que les hicieron plantear más seriamente la comercialización del aceite. 
El padre y el tío realizaron varios cambios que resultaron decisivos para la consolidación del negocio. Se distribuyeron el trabajo debido al importante aumento tanto de producción como de distribución del vino. Además, los hábitos de los consumidores cambiaban: la Coca-Cola y los refrescos se popularizaban y la cerveza se consumía con más cantidad en detrimento del vino. 
Alrededor de los 60, la sociedad española es seducida por las nuevas técnicas de marketing de EEUU y parecía que todo lo que venía de fuera era mejor. 

Así pues, ambos hermanos decidieron mecanizar la producción, controlar los detalles, mejorar la calidad y fomentar otros productos como el aceite.También fue el momento en que se expandió la distribución aplicando el "servicio a domicilio". 
El plan era demasiado ambicioso para ser un negocio centralizado y el padre decidió ocuparse de distribución abriendo otro local, en la Sagrera (Barcelona). El negocio continuó progresando con el servicio a particulares, que contrarrestaba la caída del consumo. El tío, que distribuía al mayor, se encargó de proveer los productos con nuevos formatos, y de potenciar el aceite como nuevo valor aprovechando el aumento en el consumo del producto. Introdujo nuevos envases más ligeros para el vino que eran más cómodos de transportar y de utilizar por los clientes. Finalmente, se mecanizó la bodega y se hizo cargo del control de calidad en la producción en Sabadell. 


4 ª GENERACIÓN, El Masove 

Es en el presente que decidimos buscar una marca que identifique nuestros productos y servicios. En memoria de nuestra abuela, que vivía en casa Masove de San Juan de Samora (Barcelona), adoptamos este motivo como marca legalizada. 
También la denominación tiene su historia. En los primeros escritos, el nombre aparece sin acento y sin la "erre" final, quizá porque se remonta a una época anterior a las normas de Pompeu Fabra. Por lo tanto nos mantenemos fieles a los anales de la historia familiar. 

Finalmente, alojados en Sabadell para ampliar el canal de distribución a domicilio, ahora ya no sólo servimos aceite y vino a los particulares, sino que nuestros productos se han ido diversificando en función de la demanda. 
Los avances científicos demuestran las buenas propiedades del vino y el aceite convirtiéndose en alimentos apreciados por sus beneficios en la salud y por ser un pilar fundamental de la dieta mediterránea. 

Nosotros también seguimos avanzando, y las exigencias de la sociedad moderna nos piden nuevas formas de ponernos en contacto con los clientes. 
Estamos en constante adaptación a las nuevas costumbres y hábitos de consumo, a la vez que damos un trato personal y humano. 

Hacemos uso de las nuevas tecnologías pero por encima de todo, los que trabajamos en EL MASOVE nos gusta el trato personal con nuestros clientes.